Querido diario: Hoy me siento confusa. Ya han pasado cuatro años tras nuestra ruptura. Cuatro años en los que tras superar innumerables obstáculos, mis heridas cicatrizaron y ahora soy una versión mejorada de mi misma. Me he convertido en un iceberg, en un macizo refugio nuclear… Inquebrantable....