Carta de una seguidora

Asunto: Hola…

De: anónima

Destinatario: srtamaravilla@loquemeencantaríadecirte.com

No sé si leerás mi email…

La verdad es que estoy bastante desesperanzada. He leído uno de tus post “El día que decidí irme” y me he sentido tan identificada… La única diferencia es que yo aún no he tenido el valor de irme.

Dejé a mi novio de toda la vida. Doce años de relación, me casé con él hace casi dos años y me siento vacía, vacía y sola. Es lo que escribías…

Hay muchas, muchas peleas casi a diario, y me aferro a los momentos de felicidad que me da.

Me siento avergonzada de escribir esto sobre él, sobre lo nuestro, eso por lo que aposte al 100%.

Siento que todo a mi alrededor se ha derrumbado y aun así él sigue siendo mi prioridad…

Estoy tan perdida, que ya no me reconozco… Todo a mi alrededor se está difuminando poco a poco.

Sé que él no me hace feliz y aun así soy cobarde.

Gracias si me lees.

Un besito fuerte

 

 

Re: Hola…

De: srtamaravilla@loquemeencantariadecirte.com

Para: anónima

¡Hola!

Como ya sabes, entiendo tu situación… No sé qué es lo que te habrá pasado con tu pareja, doce años son muchísimos, pero, ¿el tiempo que has pasado con él es proporcional a la calidad que te ha dado esa relación? Piensa primero eso.
En mi caso, fue un acto en una situación bastante crítica que también influyó una “pareja” que tuve… No sabes lo mal que me sentí cuando estuve tantos días en la UCI por ese acto que decidí tomar donde el detonante fue una discusión con esta persona. No me di cuenta todo lo que me hubiera llevado detrás por culpa de ese hecho que cometí: familia, amigas, mi perra (que la quiero como si fuera mi hija) … Pero seguí adelante, dejé atrás todo lo que me hacía daño, a él por supuesto que también; me refugié en quienes me habían apoyado después de aquello para que siguiera adelante con mi vida. Tuve la suerte de encontrar un trabajo (por fin) que al menos me quitaba tiempo y me mantenía ocupada, puesto que uno de los motivos por el que entré en el bucle aquel fue mi incertidumbre de no sentirme útil y que no sabía qué hacer con mi vida después de que se me acabara el contrato. Volví a hacer una vida “normal”, si es que después de aquello me podría considerar normal. Volví a quedar con mis amigas, siempre me mantenía ocupada y ese tiempo me sirvió para “sanarme”. Dedicaba más tiempo para mí, en lo que me gustaba, que en mi caso es escribir, dibujar, bailar y hacer deporte. Cuando empecé a quererme y a valorarme, todo lo demás fue rodado… Sabía lo que quería en la vida, rechazaba aquello que me pudiera perjudicar, personas y situaciones, pensaba en mi bien, y sí, me volví egoísta, pero después de aquello, me mentalicé que primero estaba mi bienestar, y después todo lo demás. Conocí a una persona que a día de hoy sigue siendo mi pareja, él es una de las pocas personas que conoce todo de mí, puesto que como iba todo sobre ruedas, le quise avisar que no iba a tener una relación normal, que tengo mis altibajos, y que esos “bajos” suelen ser bastantes profundos y tanto él como mis familiares más cercanos, me ayudan cuando estoy en situaciones críticas. Me doy cuenta que si no hubiera soltado lo malo, no hubiera conocido lo bueno.

Es cierto que tengo momentos de flaquezas, todo el mundo las tiene, pero hay que saber reponerse sola aunque te ayuden. Nunca se está del todo sola, eso te lo garantizo y, aunque lo estuvieras, siempre te tienes a ti misma, y eso vale como mil personas.
Rechaza todo aquello que te suponga sufrimiento si es que no recibes recompensa y bienestar, envuélvete de personas que te aporten. Céntrate en ti, en lo que te guste, céntrate en sanarte, porque cuando lo hagas, el mundo te parecerá algo más maravilloso. Nadie nada más que tú debe ser tu prioridad. Sé que a veces es difícil dejar a una persona, pero con amor propio lo superas, te lo aseguro. Estarás mal, no te lo niego, pero cuando sigas adelante y mires para atrás, solo te arrepentirás de no haberlo hecho antes. El truco está en estar ocupada, en estarlo haciendo lo que más te gusta. Antes de hacerlo, sentirás inseguridad, y después también, sentirás dudas y agobio, pero se supera, te lo garantizo. Ya sabes que para mí una relación no es una lucha continua, ni es sufrimiento, aunque te dé ratitos buenos. Hay que soltar para encontrar. A día de hoy, hubiera deseado haberme envalentonado antes para dejar atrás aquellas personas que me hacían daño, pero eso me ha enseñado a ser más decidida en mi vida.

Quiérete, y mucho, porque con amor propio todo es mucho más fácil, y tranquila, que siempre hay luz entre tanta oscuridad, de hecho, tú eres la luz entre toda la oscuridad que te rodea. No lo olvides.

Esto es un trabajo que se hace poco a poco, y cuesta, pero se obtiene grandes recompensas personales. Tú eres tu prioridad y tu mayor tesoro.

Espero que esto te inspire y te ayude a seguir adelante.

Un fuerte abrazo y muchísimo ánimo.

Srta Maravilla

Srta Maravilla
Srta Maravilla
srtamaravilla@loquemeencantariadecirte.com