¿Es el amor una lucha?

Llegado el momento, en una relación, te asalta la pregunta: ¿debo luchar o no?

Es verdad que todo depende mucho de la situación que se esté pasando, depende de los actos de uno mismo y de la otra persona, depende de muchísimos factores, así que, hablaré sobre ello de una manera general.

Una relación no tiene que ahogar, no puede ser una angustia constante, no puede basarse solo en discusiones aunque después hacer las paces sea placentero. Tampoco puedes empeñarte en que es para ti si con sus actos te está demostrando lo contrario. El amor no siempre es sencillo, pero cuando dos personas se quieren sanamente, tampoco es complicado, a veces es algo cómodo pero intenso, para bien. Cada persona es como es, eso está claro, así que no puedes empeñarte en cambiarla por completo, está bien que liméis las asperezas que rocen entre vosotros pero no se puede pedir que cambie por completo porque eso no sería quererle como realmente es. El amor es aceptar a esa persona, con todos sus defectos y todas sus manías, con todas sus caídas y sus subidas. Las relaciones son cuestión de amoldarse a esa persona, y que juntos os complementéis, es aportar, sumar a esa persona. No sois medias naranjas que juntas hagan una sola, sois el 100% de vosotros mismos, sois una persona íntegra que está con otra persona igual de completa. Sí, os complementáis pero siempre juntando vuestros 100%.  Si intentas cambiar a la persona que está a tu lado, es cuando se crean los conflictos, se generan las indeseadas discusiones.

Por otra parte, nunca deberíamos de bajar la guardia, aunque sepas que a esa persona ya la tienes a tu lado, deberías conquistarle todos los días, hacerle sonreír y hacerle sentir especial, al igual que también te digo a ti, querido/a lector/a, que deberías quedarte con quien te siga conquistando día a día aunque ya te tenga. Eso es un trabajo constante, no una lucha, porque si te supone un conflicto mantener a tu pareja feliz es porque ya, aunque no quieras creerlo, la has perdido. No puedes retener a quien se aleja poco a poco de ti, aunque te cueste creerlo, esa persona no es feliz contigo y no deberías de ser tan egoísta de no dejarle que busque su felicidad en otro lado aunque sea sin ti. Tampoco puedes desgastarte en una relación en la que solo se sacan pegas y se discute sin dar oportunidad antes al diálogo pacífico. No es sano. Las personas se cansan de discutir, de esperar, de trabajar sin obtener recompensa alguna. Insistimos en que el amor es complicado, pero no del todo. El amor no aprieta, no duele, no agobia, no aburre, porque de ser así, no sería amor. Hay obstáculos, claro que sí, pero cuando dos personas se quieren, esas dificultades se pueden pasar sin problemas, sin conflictos mayores, todo fluye haciendo pequeños esfuerzos. Las relaciones deberían de trabajarse día a día, para evitar una lucha futura, para evitar forzar y mantener aquello que se ha desgastado, que se ha roto. Y lo mismo deberían de hacer contigo, deberían corresponderte, porque nada que tengas que mendigar merece la pena.

Las relaciones están para disfrutarlas, para vivirlas agradablemente, para que te aporten positivamente, hay que dejarlas fluir, porque, como ya he dicho, el amor no es sufrimiento y cuando estás en la situación de luchar, deja de ser sano, deja de aportarte, deja de equilibrarte.

Y no olvides que primero estás tú, que primero va por delante tu bienestar, y si no te hace sentir bien, es porque no te valora como debería. Porque a pesar de tener ruinas por dentro, nadie te debería hacer sentir que eres difícil de querer y que las cosas que se fuerzan se terminan rompiendo.

Sé tú mismo y dalo todo porque, si se acaba, que no quede en tu conciencia que no has querido lo suficiente.

 

Srta Maravilla

Srta Maravilla
Srta Maravilla
srtamaravilla@loquemeencantariadecirte.com