La lucha contra el cáncer

“Quiero luchar contra el cáncer de mama triple negativo. Y sé que ganaré.”

 

Creíamos que todo había terminado. Creíamos que habíamos despertado de esa pesadilla. Pero no. Ha vuelto y los pronósticos son más negativos que nunca.

A mi madre le diagnosticaron el primer cáncer a la edad de 44 años. Era cáncer de mama. Dentro de lo malo, teníamos buenas noticias de que la investigación estaba muy avanzada y las probabilidades de cura eran muy altas para este cáncer, a parte de que no estaba muy avanzado. Fueron meses duros de quimioterapia y radioterapia. Pero por fin, su lucha dio sus frutos y “se curó”.

Al cabo de cuatro años, en una de sus revisiones, le observaron una anomalía en la mama. El cáncer había vuelto. Fue una recidiva en los ganglios y tuvo que someterse a una mastectomía. Se sometió de nuevo a quimioterapia y radioterapia. Esta vez el tratamiento no le afectó tanto como en la primera ocasión. No se le cayó el pelo y tenía más fuerza para luchar a pesar del grandísimo palo de volver a someterse a esos tratamientos tan agresivos.

Creíamos que después de acceder a la mastectomía y al tratamiento posterior, habíamos ganado al monstruo, pero no. Este año tuvimos la fatal noticia  de que se había vuelto a reproducir la enfermedad, pero esta vez fue una recidiva en el pulmón con metástasis en fase inicial. Nuestro mundo se vino abajo, no nos podíamos explicar cómo el cáncer insistía en llevársela. Esta vez nos enteramos que en el primer cáncer le diagnosticaron “cáncer de mama de triple negativo”. Triple negativo. Es un tipo de cáncer que no puede ser erradicado por el momento, y son de los más agresivos y difíciles de tratar en el cáncer de mama.

Al principio, cuando no sabíamos la naturaleza de los nódulos del pulmón, mi madre se mostró reacia con el médico a someterse a una biopsia para saber de qué se trataba, y menos mal que el neumólogo no le hizo caso y le convenció para hacerse la prueba a tiempo.

Fue la peor noticia del momento después de esos resultados. Es duro que te den por desahuciada cuando tu cáncer es de tipo triple negativo con metástasis, pero ella no se dio por vencida.

Está mentalizada de que tiene que salir de esta de una vez por todas, por ello, a parte de someterse a la quimioterapia, está participando en dos estudios experimentales y las opciones para acabarlo son: hasta que el cáncer desaparezca, hasta que se reduzca lo mínimo para intervenir con cirugía,  o hasta que su cuerpo aguante.

Es duro pensar que tu madre no morirá de vieja si no que, de una manera u otra, se la va a llevar esta terrible enfermedad, pero sé que ella lo hará luchando.

Todo el mundo se sorprende de la fuerza y la motivación que está teniendo. Mis amigas le llaman “la madre terremoto” o “la todoterreno”.

Y sí, estoy muy orgullosa de ella, porque no se ha dado por vencida y por las ganas que tiene de vivir.

Estoy orgullosa de mi madre por el coraje que tiene.

Por todo esto, quiero ayudarle tanto a ella como a todas las que están en su misma situación para luchar contra el cáncer de mama de triple negativo. Quiero hacer donaciones con los beneficios que consiga en esta página, para que lo sigan investigando y que encuentren por fin una cura para ello.

Puede que no llegue a tiempo para muchos pacientes, o incluso para mi madre, pero sé que sí habrá esperanzas para futuros diagnósticos.

Sé que esta lucha la vamos a ganar, porque mi madre me ha enseñado que se puede con todo lo que se ponga por delante, me ha enseñado a luchar con coraje y constancia.

Gracias mamá por ser mi modelo a seguir y decirte que no estás sola, y que, de alguna manera u otra, saldremos de esta. Ya lo verás.

 

Srta. Maravilla

Srta Maravilla
Srta Maravilla
srtamaravilla@loquemeencantariadecirte.com