Por una larga amistad

Amigas que te quitan no uno, sino mil pesos de encima con una conversación. Que están ahí en las malas, y celebrando contigo las buenas. Que siempre te sacan una sonrisa, y te traen los cotilleos calentitos.

El post de esta semana, y el ultimo del año, se lo quiero dedicar a ella, a mi amiga. Porque llevamos casi una vida juntas, y aunque cada una haya seguido su propio camino y estemos separadas de cuerpo, nos mantenemos unidas por el corazón. Porque lo dejo todo cuando ella vuelve para verla, porque es la alegría de la huerta. Me saca todo tipo de perspectivas y consejos a todos mis problemas. Porque ella, en su oficio de psicóloga, yo soy su mayor paciente y tiene bastante que aguantar, la verdad.
El cariño lo hace todo, la madurez también, por ello, aunque tengamos ideas distintas, sabemos respetarnos la una a la otra.
Ella es uno de mis mayores pilares. Ella es como un GPS en mi vida, que me guía por el lado bueno y despeja todas mis dudas e incertidumbres. No hay mayor alegría que cuando le abro la puerta de mi casa, se abalanza a entrar abrazándome y dándome un beso rápido. Es puro nervio, hablando, gesticulando… a veces te pone hasta nerviosa, pero mágicamente te espabila de ese estado de tristeza y pesar que tenías.
Podemos hablar durante horas, a veces de lo mismo, pero me encanta cuando hace incisos para no saturarnos, aunque a mis otras amigas les interrumpan y les molesten. Me encanta su forma de ser.

Le deseo viajes y nuevos recuerdos. Le deseo lo mejor en este día. Le deseo más ratos juntas. Hoy cumple años mi rubia adicta al chocolate, la que se pega atracones de comida y la capulla no engorda. La chica dueña de su vida, la capitana de su barco, la que coge sus maletas y se va donde haga falta para crecer profesional y personalmente. Es un caballo que galopa desbocadamente sin importarle lo que se lleve por delante, la que, a pesar del tiempo, de las experiencias y de la distancia, no olvida quien realmente es. Ella es, inmensa y profunda como el mar del mismo color que sus ojos, y es tan friki como yo por encantarle los documentales.
La admiro, me impresiona todo lo que hace y todo lo que ha conseguido. Me encanta como es, y no la cambiaría por nada.

Ella, sin más, es increíble. Felicidades “gorda”.

Srta Maravilla
Srta Maravilla
srtamaravilla@loquemeencantariadecirte.com