Toca despedirse.   Sí, digo adiós a lo que he sido. Digo adiós a los problemas para comenzar a darle la mínima importancia. Digo adiós a seguir lamentándome por lo que fue y acabó mal. Adiós a fingir ser alguien que no soy y comportarme de cierta...