Ella tenía algo que contar al mundo. Lo veía en sus ojos. Tenía ganas de gritar con fuerzas algo que escondía en lo más profundo de su ser. A veces estaba como ida, ausente, y es que se metía en su mundo, se quedaba pensativa. Imagino que...