Y entonces te das cuenta que finalmente todo ha acabado. Que tras ese enorme texto de Whatsapp se escondía todo lo que nunca has querido darte cuenta que pasaba. Ni siquiera has sido capaz de decírselo frente a frente porque sabías que no podrías ser tan fría, que te morirías de ganas de creerle...