Vivimos en una generación en la que, por suerte, los “posesivos retrógrados” relacionados con nuestras parejas están desapareciendo, pero aún no están extinguidos. Solemos referirnos a la otra persona como un objeto, detonando posesión, superioridad, y sí, valor también, pero como una cosa que carece de...